Conéctate con nosotros

Cultura

Fede Gandolfi: un uruguayense en los ojos del mundo

Publicada

el

Durante el pasado fin de semana largo visitó la redacción de 3260 Federico Gandolfi, este convecino que ha mostrado al mundo sucesos imborrables para la memoria colectiva a través de su lente.

Federico desarrolla su profesión de camarógrafo en Canal 13 y TN hace aproximadamente 15 años y, para hablarnos de toda esa rica trayectoria, se hizo un apartado en su descanso familiar mostrando su característica humildad.

“Desde chico soñé con ser camarógrafo” comenzó contándonos su sincera proyección. “En casa se veía ‘TN deportivo’ al mediodía y siempre les decía a mis padres -Inés y Cachona- ‘algún día ustedes van a ver en la tele las imágenes que voy a filmar’. Era un juego que se transformó en deseo y en posterior realidad”, confesó.

“Ser camarógrafo era un juego que se transformó en deseo y en posterior realidad”

Su ingreso al medio no fue fácil pero siempre se abre alguna puerta para quien lucha por su objetivo. “Llegar a Buenos Aires y comenzar a repartir currículums fue un desafío” dijo, explicando que “durante unos cinco años fui ayudante de cámara; luego, al producirse vacantes, se convocó a concursos con evaluación y así finalmente pude llegar a tener la posibilidad de trabajar como camarógrafo oficial”.

Y una vez allí, con su compañera de trabajo ‘al hombro’, Fede empezó a ser ‘los ojos’ de millones de personas. “He tenido la oportunidad de estar presente en distintas coberturas que tuvieron impacto y  repercusión en diferentes programas de la señal” nos contó.

Algunas de sus imágenes consagratorias fueron las captadas durante el Huracán ‘Irma’ (Miami 2017) con la conducción periodística de José Bianco; Junto a Nelson Castro en las favelas más peligrosas en Riío de Janeiro; Con Jorge Lanata para el programa PPT en aquellos episodios en Jujuy y los incidentes con la agrupación ‘Tupac Amaru’;  y otras tantas coberturas más.

Fede en una de las tantas coberturas junto a Nelson Castro.

“Algunos de los lugares que por el trabajo he podido conocer, además de recorrer nuestro país, fueron Estados Unidos, Brasil, Suecia, Japón, Honduras, Bolivia, Venezuela, México y Chile” señaló el uruguayense de la ‘cámara viajera’.

Pero su profesión, además de hermosa, puede tornarse peligrosa. “Alguna vez en Chile me alcanzaron esquirlas que impactaron en uno de mis codos; en los siniestros como los incendios también hay riesgos; ni que hablar en las coberturas de los Huracanes” describió.

Pero después del diario trajín, queda algo muy importante. “Estar en un medio de comunicación de primera línea te permite no solo conocer a los mejores periodistas, sino también formarte culturalmente y tener una fuente digna de vida y proyección familiar”.

“Cada vez que puedo vuelvo a Concepción porque nuestra ciudad es inigualable”

Para el cierre Federico Gandolfi dejó un saludo para todos los uruguayenses augurando un mejor año, manteniendo una premisa: “Cada vez que puedo vuelvo a Concepción porque nuestra ciudad es inigualable”.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Marta

    21 de febrero de 2021 en 11:50

    Que grande Fede!!!!! Una gran persona!!!
    Te mereces poder cumplir tu sueño, y vas por mucho massssss
    Un gran orgullo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

INMIGRANTES ALEMANES DEL VOLGA

Publicada

el

El día del Inmigrante Alemán del Volga fue definido el 15 de abril del año 1975, cuando por primera vez se celebró una reunión en la ciudad de Crespo (Entre Ríos), para formar una Comisión de Descendientes de Alemanes del Volga, con el objetivo de reunir a todos los descendiente de Alemanes del Volga del país, y de esa forma mantener viva la tradición y las costumbres de nuestros antepasados.

Sólo en Entre Ríos se utiliza la palabra “aldea” para la denominación de un pueblo y son las aldeas de los Alemanes del Volga. Se presume que un 15 por ciento de la población entrerriana tiene vínculos directos e indirectos con la colectividad.

Antiguas tradiciones

“¿Qué habrán sentido nuestros ancestros al contemplar el verdor exuberante de estas tierras, ellos que venían del crudo invierno ruso, abrigados con gorros y casacas de piel?” La pregunta de Darío Wendler –guía referente de historia, patrimonio y cultura– queda flotando. Descendiente en tercera generación de aquellos pioneros, Wendler sugiere una clave para su supervivencia: “La vida de los alemanes del Volga giraba y aún gira en torno al trabajo, la religión y la educación. Por eso nuestros edificios más importantes son la escuela y el templo”. La iglesia católica de Valle María –una de las cinco aldeas fundadas en 1878– atestigua la devoción de los colonos. Según crónicas de Nicolás Gassmann, la primera construcción fue de adobe, con techo de caña tacuara trenzada con cuero de yeguarizo. Para edificar la segunda, en 1886, cada familia aportó dos mil ladrillos y 100 pesos y hubo que traer arena en carros desde el Paraná. La actual, de estilo ecléctico, luce en el ábside un espléndido mural de la paranaense Amanda Mayor.

Dormir en trincheras improvisadas

En la hoy emblemática Chacra 100 –el lote donde residieron los colonos entre enero y julio de 1878– ya no hay rastros de los galpones de adobe con techo de paja donde encontraron apretado cobijo. Solo quedan las ruinas del primer juzgado de paz y algunos nogales que todavía abastecen de pecán a los vecinos. “Aunque algunos venían del Wiessenseite (llanura) y otros del Bergeseite (región montañosa), y unos eran católicos y otros protestantes, los Alemanes del Volga siempre fueron muy unidos”, comenta Darío. Por eso no tuvieron problemas para organizar los galpones, improvisar colchones rellenando bolsas con espartillo o dormir a la intemperie cuando era necesario (no olvidemos que eran poco más de mil personas). Desde ese campamento rústico, muchos recorrían a pie los 15 km que los separaban de Diamante para asistir a misa los domingos. Durante los seis meses de tira y afloje con el gobierno argentino –que pretendía que cada familia viviera aislada en una chacra de 44 hectáreas, mientras ellos solo concebían vivir juntos– algunos se trasladaron subrepticiamente a otras chacras (201 y 202).

Allí excavaron pozos de cuatro metros de largo por tres de ancho y dos de profundidad, a los que techaron con chilca, ramas y paja brava. Y empezaron a dormir en esas trincheras improvisadas, como lo habían hecho en el Volga cuando no tenían ladrillos. Los criollos los llamaban “los vizcacheros”: decían que eran como las vizcachas, que también duermen bajo tierra. El conflicto con las autoridades escaló hasta que, apremiado por un ultimátum (“Si no podemos vivir agrupados, ningún alemán del Volga permanecerá en Colonia Alvear”), el presidente Avellaneda los autorizó a radicarse en aldeas el 21 de julio de 1878. Así se fundaron las cinco primeras: Valle María, Protestante, San Francisco (Pfeiffer), Spatzenkutter (antes Marienfeld) y Salto. Al año siguiente llegaron nuevos colonos marchando a pie desde el sur de Brasil y fueron ubicados en la Aldea Brasilera. El gobierno otorgó a cada familia un arado con sus cadenas, dos palas, una azada, un hacha, un rollo de soga, dos bueyes, dos vacas lecheras, dos yeguas y un caballo. Todo a pagar en cuotas después del tercer año, durante cinco años sucesivos. Al comienzo, el schulmeister se ocupaba de la enseñanza; después se crearon las escuelas parroquiales: por la mañana, los niños recibían clases en castellano; por la tarde, canto y educación religiosa en alemán.

Continuar leyendo

Cultura

RAYADORES DEL RIO URUGUAY

Publicada

el

El Club de Observadores de Aves (COA) Güirá Pirá de Concepcion del Uruguay, lleva adelante la campaña “Rayadores del río Uruguay”, que tiene como objetivo primordial proteger estas aves playeras.

Este año en lo que representa un avance más en la protección de estas aves, pues a la COA se sumó con la presencia permanente de agentes del Cuerpo de Guardaparques de la Provincia de Entre Rios, quienes realizaron un excelente trabajo en la conservación y cuidado de esta especie.

Dentro del equipo de trabajo también participan la Fundación Banco de Bosques, la Dirección de Áreas Naturales Protegidas de la Provincia de Entre Ríos

Rayador es el ave que se conoce con el nombre científico «Rynchops niger».

Continuar leyendo

Cultura

LA CANCIÓN DEL MUNDO ENTRERRIANO

Publicada

el

El jueves 18 de abril a las 19 hs en la Sala de Audiciones de la Escuela de Música “Celia Torrá” se llevará a cabo la presentación del libro “La canción del mundo entrerriano” de Guillermo Lugrin.

Se trata de una obra que surge después de más de 17 años de investigación folclórica en todo el territorio de nuestra provincia en el ámbito del movimiento “De costa a costa”.

Su importancia radica en que -hasta el momento- no había registro escrito y el material obtenido por el movimiento, no solo era una revisión minuciosa del Cancionero, sino que abordaba la creatividad colectiva de nuestro pueblo y paisaje (el que brinda características propias a las especies musicales) y la historia social de nuestro pueblo.
La realización de esta presentación en el ámbito de la Facultad adquiere sentido en tanto recorrido poético, folclórico y social además de difundir las canciones de nuestro acervo folclórico y el entorno cultural las especies folclóricas de nuestra provincia.

La propuesta está destinada a la comunidad de la Escuela de Música, de la FHAyCS y al público en general.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más noticias

Publicidad

Nube de Etiquetas

Las más leídas